Escritura de mujeres y campo cultural latinoamericano y caribeño, S. XX.

Tema: Escritores latinoamericanos.

Título: Escritura de mujeres y campo cultural latinoamericano y caribeño, S. XX.

Nombre de las coordinadoras: Natalia Cisterna. Académica del Departamento de Literatura. Universidad de Chile. Claudia Darrigrandi CIDOC, Universidad Finis Terrae

Tania Diz. Docente e investigadora de la Universidad de Buenos Aires- Conicet. 

Resumen:

La mesa tiene como fin generar un espacio de debate y reflexión sobre las producciones escriturales de mujeres latinoamericanas y caribeñas, durante el siglo XX, considerando su interacción con sus respectivos campos culturales. En este siglo tiene lugar la irrupción de la escritora profesional, en el marco de una profesionalización general del ejercicio letrado que impulsó a los autores a definir su oficio a partir de lenguajes y proyectos creadores planteados con relativa autonomía de los campos de poder. En este contexto, las autoras se sumergen en un movimiento creciente de producción cultural intentando alcanzar (con distinta suerte) reconocimiento y legitimación por su trabajo. Dos dificultades, en principio, tuvieron que enfrentar: por una parte, adaptarse a un espacio cultural moderno cada vez más dinámico, complejo y que a lo largo de las décadas no ha dejado de estar en constante renovación y, por otra parte, tener que lidiar con los estereotipos de género sexual que de acuerdo a las lógicas de las esferas separadas, impone el espacio doméstico como único ámbito de desarrollo para el sujeto femenino, lo que hace que su incursión pública sea invisibilizada, subvalorada o leída como una excepción.

En relación a lo antedicho, apuntamos a trabajos en los que, desde el punto de vista cultural, se analicen las representaciones literarias en las que las autoras dieron cuenta de esta difícil inserción problematizando estereotipos de género sexual a través de distintas imágenes sobre la subjetividad femenina, el cuerpo, el deseo y el contexto cultural; las estrategias que usaron para integrarse a sus esferas letradas en distintos momentos de este siglo; las relaciones políticas, intelectuales y creativas que establecieron entre ellas y con sus pares varones; las definiciones de autoría femenina que ellas desarrollaron y su relación con la crítica y la recepción en general de sus obras; y su participación en la cultura impresa, ya sea en periódicos y revistas, como en el mundo editorial.